Cómo viajar con juguetes sexuales: estrategias para entretener tu clítoris por el mundo


Hace años que me llevo a todas partes una minicolección de juguetes sexuales y, a base de prueba y error y mucha indagación, me sé todos los trucos para viajar con vibradores con total tranquilidad. Además, tengo mi lista de los juguetes funcionales más discretos, ligeros y pequeños.

Actualizaciones de este artículo

Publicamos la primera versión de este artículo el 8 de febrero de 2021.

Cómo facturar juguetes sexuales en la maleta

La gran pregunta es facturar o no facturar. Ambas cosas están permitidas, incluso en los Estados Unidos.

Si optas por facturar tus juguetes, para protegerlos de golpes y accidentes, lo mejor es colocarlos en el centro de la maleta dentro de una funda o estuche y meterlos entre la ropa para amortiguarlos.

Como guardo muchas de las cajas, cuando me ha sobrado espacio en la maleta, las he usado para viajar, ya que el juguete queda bien protegido. En las cajas suele haber suficiente espacio para guardarlos metidos en fundas. Para cerrarlas mejor, uso gomas elásticas.

Cómo pasar el control de seguridad con juguetes sexuales

Juguetitos en una bolsa de congelación para más visibilidad y transparencia. Nada que esconder.

Si llevas juguetes en el equipaje de mano, es aconsejable meterlos en una bolsa de plástico transparente para que los de seguridad sepan que son juguetes y no armas o bombas y para que no te los toquen. Incluso puedes etiquetarla con las palabras “sex toy” para más claridad. Y si llevas más de un juguete, puedes incluso usar una bolsa para cada uno.

Aviso: lo que no suelen permitir en el equipaje de mano son los juguetes de inmovilización (como las esposas) y todo lo punzante. No caí en la cuenta, y una vez me confiscaron la cinta de bondage en Barcelona. Esa cinta de la que tú misme te puedes desatar sin despeinarte. Me dijeron que no la podía llevar a bordo, se la quedaron y ya. No se montó ningún pollo y no hubo momentos incómodos. Quizá fiestas posteriores con cinta confiscada, quién sabe.

Una cinta de bondage como esta fue confiscada para montar una fiesta secreta.
Todo muy profesional.

Para ver qué accesorios de bondage podrás pasar por el control de seguridad sin problema, echa un vistazo a la sección Accesorios disimulados y de viaje.

¿Qué hago si estoy en una situación embarazosa?

Recuerda que no hay nada de que avergonzarse. Tienes derecho al placer y, por ende, a tus juguetes. Tu sexualidad es tuya. En los controles de seguridad ya han visto de todo y ven juguetitos constantemente.

Imagínate a quien te pone en apuros en pelotas, visualízate soltándoles un “relaja la raja”, pon carita de quien no ha roto un plato o, aún mejor, ponte bichota… Si eres cordial, tienes las de ganar.

Si te tratan mal en el aeropuerto, tienes derecho a reclamar, quejarte o hacer sugerencias. Puede ser que no hayan cumplido con sus obligaciones o normativa, o que el servicio sea deficiente.

¿Se me va a encender el juguete por accidente?

Comprueba si tus juguetes cuentan con una función de bloqueo y si es así, actívala. Si no la tienen, no es mala idea descargarlos por completo para prevenir accidentes. Problema zanjado.

Este minimicrófono vibrador de Honey Play Box, Kandy, se bloquea pulsando el botón de encendido durante 5 segundos.

Minimicrófono Honey Play Box Kandy con función de bloqueo

Países con enchufes diferentes

Te recomendamos este adaptador universal que te sirve para casi todos los países y tiene puertos USB y USB-C para cargar tus aparatos. Pesa poco y no ocupa demasiado espacio. Aquí tienes la crítica completa.

También es muy útil tener siempre a mano una batería externa, pues no siempre tienes tantos enchufes como necesitas. Con esta batería puedes cargar tus juguetes más de 10 veces.

Países donde los juguetes sexuales están prohibidos

Por lo general, no debes preocuparte en absoluto si viajas con juguetes. Dicho esto, aunque parezca mentira, aún hay países donde está prohibido llevar juguetes sexuales, aunque no siempre se especifica claramente.

Los países donde hay que prestar atención son los siguientes: las Maldivas, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Tailandia, Malasia y la India. He podido comprobar que en todos ellos se prohíbe o se restringe la entrada en el país o la importación de material pornográfico, artículos “de naturaleza sexual” o bien considerados “obscenos” u “ofensivos” o que vayan en contra de la fe islámica y, en algunos, se incluyen los juguetes sexuales explícitamente.

Es muy probable que no tengas ningún problema, como yo en la India, donde me llevé el Satisfyer Pro 2 Next Generation facturado en la maleta, pero existe la remota posibilidad de que te confisquen tus preciadas cositas sexis.

Hay juguetes y accesorios discretísimos que no parecen lo que son, así que todo tiene solución.

Juguetes discretos ideales para viajar

Estos elegantes juguetes están muy bien valorados por crítiques de varios países. No solo son funcionales, ligeros y pequeños, sino que, además, pasan completamente desapercibidos.

Crave Vesper, un vibrador en forma de collar elegante

Lo mejor de este juguete es que lo puedes llevar puesto. No hay nada mejor para viajar que algo tan pequeño y ligero (24 g) que pueda formar parte de tu atuendo. Cuelga bastante abajo, así que queda en el pecho. Es un complemento que da mucho estilo, pero puedes optar por enseñar solo la cadenita si prefieres mayor discreción.

Se trata de un vibrador externo de acero inoxidable muy potente y preciso. Con su puntita redondeada puedes estimularte zonas pequeñitas como el glande del clítoris, los labios, la entrada de la vagina, los muslos o los pezones. Tiene tres niveles de intensidad y un patrón rítmico, y es bastante silencioso (42 – 47 decibelios).

Compara precios y colores en Amazon y Good Vibes.

Vibrador en forma de corazón Rianne S Heart

Este juguete es muy pequeñito, la mitad de la palma de la mano, y parece una cajita de maquillaje en forma de corazón.

También es un vibrador externo, pero a diferencia del anterior, te sirve para abarcar más superficie a la vez y, por ejemplo, obtener una estimulación más difusa en toda la vulva.

Es de silicona de grado médico con un borde de plástico ABS, y cuenta con 3 niveles de intensidad y 7 patrones rítmicos. Es bastante potente por su reducido tamaño. Solo pesa 100 g y también es bastante silencioso (49 decibelios como máximo).

Compara precios y colores en Amazon y Good Vibes.

Accesorios disimulados y de viaje

Bondage de viaje

Si te apetece añadir variedad y provocaciones juguetonas a tus encuentros estés donde estés, hay accesorios de bondage que no parece lo que son y que no te confiscarán. Además, no pesan nada y no ocupan demasiado espacio.

Una buena alternativa a la cinta de bondage, que además es reutilizable y muy fácil de limpiar, son las esposas de silicona flexibles. Echa un ojo a estas, de Creative conceptions.

También puedes recurrir a No products found., que son lavables y pueden hacer de antifaz (¡dos en uno!).

Si te gustan las nalgadas, el mejor complemento de viaje es una buena regla para azotar. Si es que está todo más que pensado para mentes perversas como la mía.

Mis artículos de viaje imprescindibles

Lubricantes

La caja de Sliquid Naturals Essentials contiene 12 sobres, 2 de cada tipo

Adoro el lubricante y lo uso para todo, ya sea con juguetes, para masturbarme con las manos o para la penetración. Cuando viajo, no quiero renunciar a la variedad, así que me llevo mi preferido tipo gel, el Good Clean Love Almost Naked en un tubo pequeño de 45 mL, y la caja de Sliquid Naturals Essentials de varios tipos (con lubricantes basados en agua, de silicona y un híbrido).

Artículos de limpieza

Normalmente, recurro a mi jabón neutro para limpiar los juguetes, que es para pieles sensibles y sin fragancia, pero me gusta tener a mano un espray desinfectante o toallitas cuando estoy fuera de casa y para el bolso. Las Afterglow, con aceite esencial de bergamota, vienen en un pack de 20. El espray Pjur es de 100 mL y no contiene alcohol ni fragancias.

Organización: estuches y fundas

Solo uso bolsas de plástico para pasar el control de seguridad si no facturo la maleta, pero no me gustan para almacenar los juguetes, ya que no respiran y cuestan más de limpiar que la tela.

Este estuche de maquillaje impermeable es el que mejor me va para guardar varios juguetes pequeños y meterlo en la maleta entre la ropa sin temer posibles golpes.

Para guardar juguetes sueltos, uso fundas de microfibra, que también se pueden lavar.

La opción más disimulada para viajar es esta funda con percha, que puedes esconder en el armario entre la ropa.

Como los cables van por todas partes y siempre se ensucian más, mi preferencia es guardarlos por separado en fundas de malla transparentes , que no ocupan mucho espacio y hacen que todo sea más fácil de encontrar.

En este otro artículo sobre dónde guardar los juguetes sexuales te explico todas mis técnicas y trucos organizacionales.

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published.